Aves rapaces nocturnas

ave rapaz nocturna

En paralechuzas.com estudiaremos principalmente las aves rapaces nocturnas, tales como búhos, lechuzas, cárabos y mochuelos, sus costumbres, su hábitat, su reproducción, distribución, y su manera de cazar. Queremos aportar toda la información posible a aquellas personas que necesiten material de calidad, ya sea a estudiantes como lectores autodidactas.

Las aves de rapiña, viven de la caza. Ello ha contribuido a que muchas civilizaciones mostrasen una profunda admiración por ellas e incluso las venerasen con verdadera devoción.

Las lechuzas eran consideradas un símbolo de la sabiduría en la antigüedad clásica. Pero el ser humano también ha creído ver desde siempre en ellas a unas competidoras de la caza y la alimentación. Al atentar contra su propiedad, las ha odiado y perseguido sin tregua ni cuartel. Pero, ¿Cómo son realmente las rapaces? ¿Qué papel desempeñan en el equilibrio de la naturaleza? ¿Cómo viven y cazan y cómo están equipadas para desarrollar esta actividad? ¿Cómo consiguen superar día tras día la dura lucha individual por la supervivencia? Estas y muchas más preguntas han encontrado su adecuada respuesta y explicación en paralechuzas.com

Las pocas especies de rapaces nocturnas europeas son tan diferentes de tamaño, forma y plumaje que su clasificación no ofrece excesivas dificultades. Todo lo contrario ocurre con las rapaces diurnas. Ello se debe, por regla general, a que sólo pueden ser observadas a gran distancia o en pleno vuelo.

Una ordenación metódica de la silueta de vuelo constituye entonces la única posibilidad de determinar la especie correcta. Aquello que en los pájaros cantores ayuda considerablemente a la identificación y clasificación de la especie –la voz-, sólo desempeña en las rapaces un papel muy secundario.

Las diurnas sólo emiten su reclamo en muy contadas ocasiones y las diferencias de voz entre las especies no son demasiado acusadas. Lo contrario sucede con las rapaces nocturnas: su reclamo es lo único que en la noche oscura llama nuestra atención. Los reclamos y las estrofas de canto de las rapaces nocturnas nos permiten, afortunadamente, una perfecta diferenciación.

Clados de aves rapaces nocturnas:

Dentro de los clados de rapaces nocturnas, existe un orden de aves que se denomina Strigiformes, compuesto por las familias Tytonidae (Lechuzas), y la familia Strigidae que incluye los búhos, cárabos y mochuelos, entre otros.

Estas aves son sin duda los grandes cazadores de la noche, aunque hay algunos ejemplares que son también diurnas. Están perfectamente dotadas para este género de vida, tanto por su morfología y su capacidad sensorial como por su comportamiento.

Los ojos están dirigidos hacia adelante; como consecuencia del elevado número y densidad de células fotosensibles de su retina, su capacidad visual para la caza es especialmente grande durante las horas vespertinas.

El oído es también extraordinariamente sensible.

Los discos faciales son en realidad pabellones acústicos regulables que encauzan las ondas sonoras hacia las aberturas del canal auditivo. El plumaje es suave, su vuelo silencioso.

La librea y el tamaño en ambos sexos suele ser idéntica.

¿Las lechuzas son búhos?

La respuesta es NO, las lechuzas no son búhos, si bien las lechuzas, los búhos, los cárabos, y los mochuelos pertenecen al orden de las aves nocturnas Strigiformes. Éstos a su vez se dividen en dos familias: Los titónidos (Tytonidae) que son las Lechuzas, y los estrígidos (Strigidae) que son el resto.

Solemos poner dentro del mismo saco tanto lechuzas como búhos, pero si nos fijamos, hay unas características que los diferencia, las lechuzas tienen un disco facial en forma de corazón muy pronunciado y los búhos no tanto, los ojos son amarillos en el caso de los búhos y en las lechuzas negros, además los búhos poseen unas plumas a ambos lados de su cabeza en forma de penachos.

La lechuza que más abunda es la llamada Tyto Alba o Lechuza común, ya que se extiende por todo el mundo a excepción de algunos sitios como algunas islas del pacífico y en casi toda Indonesia debido al frío que hay en esas zonas. Está presente en gran parte del continente europeo.

búho real

¿Emigran las aves rapaces nocturnas?

Entre las rapaces nocturnas existen también aves migratorias. De las europeas, el búho, el cárabo común y el mochuelo común, son las únicas que divagan un poco durante su juventud antes de convertirse en sedentarias. El búho nival efectúa grandes desplazamientos en dirección Sur tan pronto escasean los alimentos, sobre todo durante las hecatombes cíclicas de las poblaciones de lemings.

El búho chico y la lechuza campestre son aves migratorias o de paso, según la edad y situación geográfica de sus lugares de nidificación, pero dependiendo siempre de la situación alimentaria.

Los búhos chicos del norte y nordeste de Europa (Escandinavia y Rusia) son aves migradoras que invernan en nuestras latitudes. En Europa central emigran sólo las aves jóvenes, las adultas permanecen en el país o divagan un poco de vez en cuando. Un auténtico migrador es el autillo; sobrevuela el Mediterráneo, atraviesa el Sahara e inverna en la parte central y septentrional de África oriental. Los autillos abandonan sus territorios de nidificación en otoño y sólo regresan a ellos en el mes de abril.

¿Por qué nos impresiona tanto la aparición de un ave de presa?

Muchas son las especies de aves canoras que viven en nuestra vecindad, pero las aves de presa son mucho más escasas y mucho más difíciles de poder ser observadas, tanto por el momento del día en que desarrollan su actividad (lechuzas, búhos, mochuelos), como por la inaccesibilidad de sus hábitats. Independientemente de estas observaciones casuales, quien realmente quiera gozar con la visión de estas rapaces tendrá que invertir mucho tiempo y paciencia. Más el premio a dichos esfuerzos serán unas experiencias inolvidables.

¿Qué comen estas aves?

Son animales carnívoros y entre sus alimentos podemos describir los siguientes:

Ratones, ratas, murciélagos, lagartijas, gusanos, arañas. Rara vez se alimentan también de restos de animales que encuentran muertos. Casi toda la noche se la pasan cazando para cuando llega el día tengan sus reservas y puedan sobrevivir.

owl hunting

¿Cómo es su forma de cazar?

Su forma de cazar se basa en mover su cabeza de un lado a otro tratando de permanecer en silencio para poder oír sus presas. Cuando se encuentran con la presa frente a ellas se balancean de un lado a otro hasta tragársela entera, pudiendo digerir sólo los tejidos blandos, regurgitando luego las bolas de pelo y huesos que el ave no pudo digerir.

¿Podemos tener un búho o una lechuza como mascota?

Estos animales son aves de rapiña, por lo tánto son animales salvajes, esto significa que su comportamiento es totalmente distinto al de una mascota, por lo que tendrás que dedicarles su tiempo para que puedan adaptarse al entorno donde viven los animales domésticos.

En el caso de tener este animal como mascota, lo más adecuado es que lo tengamos en un amplio jardín que nos permita tener una jaula lo suficientemente grande para moverse con total libertad.

Aún así, si decides tener un búho o una lechuza como mascota, lo más aconsejable es que lo tengas desde bebé, ya que de este modo se irá criando en un entorno hogareño, y cuando crezca, tendrás una mascota a la que le podrás enseñar todo lo que quieras. Ten en cuenta que no deja de ser un ave que pertenece al reino salvaje, por lo que tendrás que esforzarte al máximo para recrear su hábitat.

Unos datos antes de tener un ave rapaz como mascota:

El cuidado de un ave de estas características requiere de una persona con experiencia en el manejo de estas aves, no es un animal que admita experimentaciones en su mantenimiento.

Tienen dificultades para adaptarse a los cambios, lo que significa, que si nos vamos de vacaciones tenemos que ser conscientes que no podemos marcharnos sin más, pensando que no va a haber ningún problema. Siempre deberá haber una persona que se quede a su cargo.

Este animal necesita ejercicios diarios de vuelo, y debemos tener el suficiente espacio, tiempo y dedicación para poder procurárselos.

Alimentarlos significa que debemos tener un buen stock por ejemplo en un congelador, de algunos animales muertos, además del problema de tener que buscarlos. Puede vomitar las vísceras del animal, lo que implicaría que previamente nosotros debemos retirarlas.

En época de apareamiento, está constantemente llamando la atención haciendo continuas llamadas nocturnas que impedirán el descanso de cualquier habitante del hogar.

Dicho todo lo anterior, por conclusión se deduce que estas aves no son animales que puedan ser considerados domésticos.

¿Qué enfermedades puede tener un búho?

Apoplejia: El animal sufrirá sacudidades y contracciones en los músculos. Suelen ser típicas en aves que hayan sido capturadas en libertad.

Aspergilosis: La tan conocida enfermedad de asper es producida por una infección micótica y puede llegar a ser letal. En el caso de tratarla rápidamente, no hay que preocuparse por la salud del ave porque se recuperará.

Bloqueo: Aunque no es una enfermedad, si que puede ser confundida con una. Básicamente es un bloqueo en su garganta a la hora de intentar tragar una pieza más grande de lo que pueden pasar por una cavidad tan estrecha.

Clavos: Esta enfermedad se da en la parte inferior de las patas, por culpa de las bacterias. Generalmente provocada por no tener unas perchas adecuadas en su jaula o porque su jaula no está limpia.

Capillaria: También recibe el nombre de nematodos y es provocada por unos gusanos denominados amulata capillaria que se incrustan en el revestimiento del esófago, el buche o el intestino delgado.

Clamidiasis: Es muy común en los loros, motivo por el que se la denomina fiebre del loro. Pero también puede afectar a las aves de presa. Es provocada por una bacteria llamada osittaci chlamydophilia. Se inflamarán los ojos, las membranas nasales y le costará respirar.

Coccidiosis: Una enfermedad del aparato digestivo provocada por un parásito denominado protozoarlo. En muchos casos requiere de una operación para poder extraer el parásito.

Calambres: En el caso de que se le dé comida congelada al ave, como por ejemplo la carne de conejo o de pollo, es normal que acaben padeciendo calambres. Lo mejor es darle alimento fresco o animales vivos para evitar que la puedan padecer.

Depresión: Dado que los búhos son animales que están acostumbrados a vivir en libertad, si ha pasado de un mundo abierto a una jaula, no es extraño que se sienta deprimido. También es posible que sufra de depresión si es un animal muy cariñoso y se le hace poco caso.

Deshidratación: La jaula siempre tiene que estar ubicada en un lugar dónde tenga una buena cantidad de sombra y no haga mucho calor, o el animal puede que se deshidrate. Para evitarlo tiene que tener siempre a su lado agua fresca.

Escherichia coli: De no limpiarse bien la jaula del búho, este puede contaminarse mediante la materia fecal. Cambiará el humor del ave y parecerá que está más abatido.

Trematodos: Se tratan de unos parásitos planos que se meten dentro del aparato digestivo de tu ave. No es muy difícil de eliminar.

Muda francesa: Todas las aves mudan sus plumas al menos una vez al año. Pero en el caso de que notes que se está arrancando las plumas o que está mudándoles antes de tiempo, tendrás que llevarlo al veterinario para que le echen un vistazo.

Triconiasis aviar: Es más conocida como Frounce, una infección de hongos del tracto digestivo que es muy contagiosa. Se puede tratar, pero en algunos casos es necesario sacrificar al ave para evitar que otras se contagien.

Gapeworms: Unos gusanos que se adhieren a la pared interna de la tráquea y que produce la asfixia del animal. En algunos casos se puede tratar si se detecta rápido, pero por norma general es mortal.

Gota: Es causada por problemas renales. Generalmente se debe a una falta de nutrición o que el ave no está bien hidratada.

Haemorproteus: Una infección de la sangre por moscas planas. Generalmente es una infección que afecta a las palomas, pero también puede darse casos en aves de presas.

Herpes: Si, las aves también pueden sufrir herpes. Puede llegar a ser mortal sino son tratadas rápidamente por una persona con experiencia.

Impactación: Es bastante raro que esta enfermedad se dé en las aves, pero no imposible. Es provocada porque el ave come muchos materiales del suelo, y esto les hace tragar madera o tierra. Bastará con darle bastante agua para que pueda digerirlas bien.

Envenenamiento: El plomo es mortal para las aves, y este se encuentra en muchos alimentos. Por eso nunca hay que darle alimentos como el chocolate.

Liendre: Es una de las mayores enemigas de las aves. Se suele meter entre las plumas del ave y la comienzan a picotear. Ante esto, hay que rociar al ave y pasarle una toalla para acabar con ellas.

Malaria: Se transmite a través de mosquitos. Uno de los síntomas es que la diarrea es de un color verde claro.

MBD: Las enfermedades metabólicas óseas pueden ser muy graves para las aves, pero por suerte son fáciles de prevenir si el animal es alimentado adecuadamente.

Enfermedad de Newcastle: Una enfermedad muy contagiosa que, por norma general, la única solución que tiene s el sacrificio del ave o podría contagiar a las demás. Incluso a personas.

Pox: La gripe de pox puede ser provocada por otra ave que está infectada o que las condiciones higiénicas de su jaula no sean las adecuadas.

Raquitismo: Generalmente se da en los ejemplares más jóvenes, que todavía están formándose. Para que su masa ósea se desarrolle correctamente, hay que darles vitamina D, calcio y fósforo.

Ascaris: Son unos gusanos redondos que se intrudcen en su sistema digestivo. Por norma general el ave perderá peso, tendrá diarrea y no tendrá mucho apetito. Puede requerir de una intervención quirúrgica.

Tenias: Se trata de una infestación parasitaria del sistema digestivo. Tendrá tierra, perderá peso y sufrirá malestar general. Se podrán ver algunos parásitos en sus excrementos. Hay que darle la medicación que diga el veterinario.

Tortícolis: Por norma general, la tortícolis es un síntoma más que una enfermedad. Pero también es posible que el ave la padezca y no pueda colocar la cabeza en línea recta.


Aviso legal

Política de cookies

Política de privacidad

PARALECHUZAS